lunes, 19 de diciembre de 2016

¿Y entonces, por donde tengo que empezar para cambiar las cosas?

¡Hola a todos!

Esta entrada va a ser distinta, y ya veréis el porque. Voy a dejar un poco de lado el MIR, que ya le he dado demasiadas vueltas por este año. Aun queda mucho que machacar y hablar por aquí de el. Esta vez quiero hablaros de mi Rotatorio y de mi Experiencia Personal, como un invisible estudiante.

Durante el paso por los grandes hospitales de mi ciudad y los pequeños centros de salud he conocido a muchos tipos de personal sanitario. Algunos me han sorprendido y otros tantos, por desgracia la mayoría, me han decepcionado, exactamente, me han DECEPCIONADO. Podría hablar durante horas y no tendría las palabras suficientes para caracterizar a los fabulosos médicos/medicas que existen para salvar vidas día a día, a las maravillosas enfermeras/enfermeros que se preocupan día a día por el paciente y a los grandiosos auxiliares de enfermería y celadores que siempre corren de allí para allá para ayudar. He conocido a personas estupendas y les quiero dar las gracias a todas ellas por hacer mi rotatorio mas fácil y ameno, ya que no siempre lo es.

Aun con todo esto, lamento hablar en esta entrada de la parte NEGRA, OSCURA y PERTURBADORA que he observado desde mi burbuja de invisibilidad como estudiante.

          1. Nunca voy a entender porque un Medico pierde la pasión, el interés por el paciente. He visto día a día a médicos que trabajan sin ganas, que odian a los pacientes, que lo único que quieren es acabar cuanto antes (por supuesto antes de hora) e irse a su casa o a tomar una cerveza. ¿Por que? No me digais que es por el sueldo, porque me parecería la escusa mas barata y vergonzosa del mundo. TU COMO MÉDICO, NO PUEDES SALVAr VIDAS SIN GANAS O POR DINERO. Eso no es ayudar. Asi no ayudas al paciente. ¿Cuantas decenas de veces he visto irse al paciente sin entender el tratamiento, ya que el medico no quiso bajar de su pedestal lleno de palabras cultas e impolutas?

Mi padre, mi querido padre, es obrero, construye casas, casas donde las personas viven. ¿Creéis que las construye con odio? Pues no, claro que no. Tiene que echarle ganas, para hacerlo bien, para que algún día esa casa no se derrumbe. ¿Entonces, como médico, como puedes construir SALUD sin ganas?

          2. Me han tratado mal como estudiante. Soy un nadie, lo se. Siento el vocabulario, pero como estudiantes somos la ultima ''mierda'' que recorre los fríos pasillos del hospital. Aun así, han habido tantas enfermeras que me han echo daño. Me despreciaron con asco, haciéndome sentir idiota por no saber hacer una inyección de forma correcta, ya que por supuesto, me comparaban con los estudiantes de enfermería que ya lo sabían hacer todo, que ellos solo están en tercero y yo en sexto, y no tenia ni idea.

Quizás ninguna de ellas pudo pensar que nadie me enseño a hacerlo, que mi tutor estaba demasiado ocupado como para hacerme algún caso, que los días de papeleo tenia que buscarme la vida y en vez de meterme en una consulta prefería ir con ellas en planta y aprender cosas practicas, cosas que no te enseñan en las largas y teóricas clases de la universidad. ¿De verdad nos merecemos tanto desprecio? Y dicho todo esto, quiero darle las MILES DE GRACIAS a mi querida enfermera G. que me enseño a poner una inyección, una vacuna y coger una vía. Gracias, gracias y gracias.

          3. En cuanto al quirófano, nos han insistido millones de veces de cuidar el tema de esterilidad, de no tocar ni por asomo el campo quirúrgico. He asistido a decenas de veces donde tanto las enfermeras, como cirujanos, auxiliares y cualquier otro personal, lo ha tocado, sin problema alguno. ¿Que pasa? ¿Que sois inmunes a los germenes? No entiendo porque este gran descuido con la edad. ¿Que pasa, que al tener 60 años y no 23 como nosotros podéis tocar el campo estéril? ¿Enserio? Fabuloso... . ¿Que pasa con las probabilidades de infección? ¿Y el paciente? Al fin y al cabo esta allí, poniendo su vida en vuestras manos .

          4. Jamas, nunca voy a entender las listas de espera, las puñeteras e inmensas listas de espera. ¿Donde maldita sea están los políticos para verlo? Supongo que estarán demasiado ocupados peleando entre partidos, porque ninguno es capaz de bajar de su mundo parlamentario y ver la dura realidad. La realidad en la que una pobre persona de 50 años lleva en lista 1 año para operarle, que pena justo cuando le tocaba, falleció a causa de su problema. ¿Y ahora que? ¿Que hacemos? La gente se muere esperando para ser operada, y los políticos votando absurdas y estúpidas leyes, matando su caro tiempo en los confortables sillones del parlamento. Estupendo, genial, precioso.

En fin, tendría tantas otras cosas que decir y de las que quejarme gratuitamente... . Os pareceré un ser despreciable en estos momentos, seguramente estaríais esperando comentarios rosas y con corazones sobre el mundo médico. Pues no, no todo es así.

Ya lo he dicho a principio y lo repito al final, estos han sido simplemente unos matices y unas conclusiones que uno va viendo día a día. Pero esto no significa que todos los médicos, enfermeras o personal sanitario es así. Para nada. Hay gente entregada a sus pacientes, dedicada a ayudar y a salvar vidas. Pero no todos lo son, y lamentablemente, el que lo paga, es el paciente, tan solo el paciente.

¿DE QUIEN SERA LA CULPA? ¿DEL MEDICO? ¿DE LA ENFERMERA? ¿DEL POLÍTICO? ¿MÍA?  No lo se. Pero si no encontramos al culpable, las cosas seguirán igual, incluso peor. 

¿Y entonces, por donde tengo que empezar para cambiar las cosas?

11 comentarios:

  1. Destierra cuanto antes el concepto de "salvar vidas".

    ResponderEliminar
  2. Querida compañera, sí salvarás vidas si no quieres dejar de salvarlas, ayudarás a muchos a curarse y a mejorar y confortarás a todos si te lo propones. No pierdas lo mejor, la vocación verdadera, será lo que te mantenga ante un "sistema lleno de mie..." y muchas veces incomprensible e intolerable. Los estudiantes no son "nadie", jamás, son el futuro y nunca deberían "sentirse maltratados" (quien hace sentir así a un compañero no ama la Medicina). No dejes que lo malo te marque, y permite que nunca se te olvide lo bueno. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. ...Y permíteme, por favor, enviar un abrazo a tu padre y a tantos otros padres y madres que se entregan en lo que hacen y procuran hacerlo bien. Eso los convierte en personas de gran valía, tenga el nombre que tenga su profesión. Los médicos, sólo somos personas que nos dedicamos a una profesión, no somos más ni menos que cualquier otro. Todos podemos, sin embargo -independientemente de a qué nos dediquemos-ser grandes si luchamos para hacerlo bien y ayudar a otros. Mi padre, que desgraciadamente hace años que falleció, era carpintero y era grande (la madera en sus manos era mucho más que eso...y cambiaba el destino de cada tabla, convirtiéndola en algo útil y bello). Lo mismo es nuestro objetivo, ser tan buenos como tu padre o el mío, en lo nuestro. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por todo, por tus palabras y por compartir aquí tu historia. Me alegra ver gente así, gente con un gran corazón.

      ¡Un abrazo y feliz año nuevo!

      Eliminar
    2. Gracias a ti... Espero que la Navidad esté siendo buena y no sea muy complicado volver a la "rutina". Que nos acompañen las ganas de estudiar y la fuerza en este 2017. Me imagino que tu deseo es una plaza MIR quirúrgica, qué te gustaría más?. Será un año de trabajo, pero creo que lo lograrás, trabajaremos para lograrlo... Abrazos.

      Eliminar
  4. Hola, Dra. RV! lamento muchísimo leer tu entrada... soy residente, y he tenido la suerte (Sí, la suerte) de tener conmigo a muchos estudiantes de medicina útimamente a mi lado.
    Estoy cansada, desorientada de las guardias, frustrada del sistema... muchas, muchas veces, pero los estudiantes de medicina son sagrados... Son el espejo en el que me miro y me recuerdan muchas veces por qué estoy aquí... y además: Cuando me enferme son los que me van a atender!!!!
    Me alegra que al menos algunos no te hayan tratado así. Creo que el primer comentario se refiere al concepto de "médico salva-vidas" en el sentido romántico. Los cirujanos salvan muchas vidas directamente... los demás de otras maneras. A veces solo una mano en el hombro hace una diferencia.
    Suerte en tu camino. Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola y feliz año nuevo!
      Soy consciente de la duro que es todo y no sabes como agradezco tus palabras. Me alegra ver gente como tu. Y si, cada persona en el mundo salva vidas a su manera y poder.

      Un saludo y gracias! :)

      Eliminar
  5. ¡Hola!

    Este es un tema que me planteo en muchas ocasiones y que me da muchísima rabia.
    Entiendo los motivos que pueden llevar a personas sin verdadera vocación por ayudar a estudiar y dedicarse a la Medicina. Es una ciencia compleja, amplia y muy bonita. No se parece a ninguna otra. Hace años daba un prestigio muy a tener en cuenta que, a pesar de que ha ido disminuyendo con el tiempo, en mi opinión sigue siendo un factor importante a la hora de escoger profesión.
    Puedes dedicarte a la empresa privada, y ganar mucho dinero. Eso es así.
    Estudiamos mucho, sí, pero en las circunstancias laborales actuales saber que una vez hayas terminado la carrera vas a tener trabajo durante 4-5 años es verdaderamente jugoso.

    Ahora bien, ¿me parece ético? No. ¿Me parece que los argumentos que he mencionado son buenas razones para estudiar y dedicarte a la Medicina? No.
    No porque, como dicen arriba en otros comentarios, no somos mejores que nadie por dedicarnos a la salud. Y estar convencido de ello es un gran error; tratarás mucho peor a tus pacientes si te ves a ti mismo por encima de ellos. Les consolarás peor, les curarás peor, les ayudarás menos.
    No tienes ni idea de quién es esa persona a la que atiendes. Puede que no tenga estudios, pero puede que te dé mil vueltas en otros aspectos de la vida.
    Tampoco me parece bien dedicarse a la medicina con el objetivo principal de enriquecerse; juegas con la salud y las emociones de otros seres humanos. La asistencia sanitaria es un derecho humano, y creo que debería ser practicada como tal.
    Con esto no quiero decir que esté en contra de la medicina privada. Conozco médicos muy buenos que hacen muy bien su trabajo y se dedican a la privada; porque quieren dedicarse a una parte de la medicina que no está disponible en la pública, por ejemplo. O porque prefieren elegir su propio material, dedicar más tiempo al paciente, no tener listas de espera... En la pública no es oro todo lo que reluce.

    Podría hablar durante horas de los efectos nocivos de una atención sanitaria deficiente. Porque esa es otra, ¿qué es una buena atención sanitaria? Dar el antibiótico adecuado o suturar una herida correctamente es muy importante, desde luego. Para eso estamos tantos años preparándonos. Pero no tratas con una bacteria o con un brazo sangrante. Tratas con una persona en cuyo organismo habita una bacteria o cuyo brazo tiene un corte. Y a las personas hay que tratarnos como a personas, con dignidad e igualdad. No mirando por encima del hombro. Y vaya por dónde, resulta que, además, tenemos sentimientos. Y eso es una cosa a la que, como médico, también tienes que prestar atención. Aunque no te lo diga nadie en la facultad y parezca que a más de uno y más de dos les importa un pimiento.

    Respecto a los estudiantes, creo que hay que tratarnos con respeto simplemente por ser personas. Pero es que además, es lo que dice J; somos el futuro de la Medicina, demonio. Que a alguno parece que se le ha olvidado. Enseñarnos bien es una inversión a largo plazo, no una pérdida de tiempo.

    ¿Quién tiene la culpa de todo esto? Yo creo que la mayoría un poco y unos pocos la mayoría. Pero como no vamos a poder cambiar la situación desde arriba (o al menos el grueso de nosotros) esforcémonos cada uno de nosotros por comportarnos como creemos que es nuestro deber, que eso sí podemos hacerlo.
    Y ya de paso, debatir el tema y sensibilizar con entradas como esta :)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iratxe, cuanta razón en tus palabras... Sigue siendo así, los pacientes siempre dan más a un buen médico que lo que reciben -que si queremos puede se mucho y de calidad científica y humana-. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Otra estudiante por aquí. Qué comprendida me he sentido con tu entrada!
    ¿En qué momento se deja de luchar? Es una vergüenza ver que no se pueden pedir interconsultas porque no hay personal suficiente, las listas de espera, como se cubren errores... :( Y cuando los pacientes nos miran buscando amparo porque no comprenden lo que les están "explicando" o médicos que tratan mal al personal sanitario.
    Y con los tutores, en mi rotación mi tutor me causa ansiedad, a todos sus alumnos los trata fatal. Ya sabemos en que hospital no vamos a rotar cuando llegue el día xD
    Hay mucha tela que cortar, así que hay que seguir luchando y me consuela que haya personas que sigamos pensando en cambiar las cosas :D Ánimo y gracias por tu entrada!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu ratito de tiempo dedicado a mi blog! Te responderé en cuanto lo lea. :)